Sobre mi

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Agorafobía

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Agorafobia

por Angeles Caso /La vanguardia

Quien me leen habitualmente en esta seccion -cosa que, por cierto, agradezco muchísimo- saben que con frecuencia hablo

de las cosas que les ocurren a las personas que conozco. En esta ocasión, no es sólo que vaya a escribir una más sobre una de

mis amigas, sino que ella misma me ha pedido que haga este artículo.

 

M. ha estado enferma durante casi una década. Ha padecido un trastorno terrible, llamado agorafobia. Según la mayor parte

de los psiquiatras, la agorafobia es de origen genético, aunque puede desarrollarse o no según las circunstancias de la vida

del individúo. En el caso de M., todo empezó en un momento especialmente duro. Acababa de separarse y estaba sola en Madrid,

sin familia, con dos niños muy pequeños a su cargo y unos ingresos mas bien exiguos. Mi amiga se sentía angustiada.  Trataba

de echar ánimo y sentido del humor a la situación, pero a veces, por desgracia, la química del cerebro es más fuerte que nuestra

voluntad. Un día, en el metro, M. creyó que se estaba muriendo. Tuvo la impresión de que una ola ardiente le recorría todo el

cuerpo, y luego el corazón empezó a latirle tan desaforadamente, que llegó a pensar que le estaba dando un infarto.

Consiguió bajarse en la primera estación

 

volver arriba