Hubiese podido reírse menos

Cuando sus hijos reían tanto que enseñaban los dientes, Osama bin Laden les pegaba

 

Quim Monzó | 22/10/2009 |

 

Bin Laden no sólo mató a tres mil personas en su ataque al World Trade Center de Nueva York, sino que pegaba a sus hijos, le gustaban los coches rápidos, y le encantaba comer mangos y escuchar la BBC. Además, cultivaba maíz y girasoles con la misma dedicación con la que otros - en Afganistán, sin ir más lejos-cultivan opio. Son detalles que ahora se han sabido gracias al libro que han escrito Najwa bin Laden - primera esposa del fundador de Al Qaeda-y su cuarto hijo, Omar bin Laden. El libro se titula Growing up Bin Laden.De aquí a poco saldrá a la venta y, hace unos días, The Daily Telegraph hablaba de él. La historia de su matrimonio es romántica de narices.

Leer +